“Un día de compras” – Relato –

Aquel 14 de junio me encontraba en casa haciéndome la pedicura… pintando mis uñas de un rojo azabache brillante que deslumbraría a cualquiera…

De pronto sonó mi teléfono… ¿quien sera? me pregunté para mi misma … al observar los mensajes, me di cuenta que era él… ese sumiso que moría por pasar unos instantes cerca de mis pies.. lo mas bellos pies que hubiera visto en su insignificante vida…

Como estaba aburrida y este día no tenía demasiadas cosas que hacer anulé la cita que tenía a última hora del día para ir al gym con mis amigas… y decidí vernos en el coche para que pudiera adorar estos bellos pies que la vida me ha regalado, y que con tanto esmero los preparo para que se vean divinos!!!!

Tardó…minutos en llegar y pasar a recogerme… por supuesto como mi chófer personal!! nos fuimos a un camino del pueblo en el que me encontraba … que ahora que recuerdo era bastante rural con árboles, y gente paseando JAJAJA…..

Le dije que viniera al asiento trasero y se sentara a mi lado… el bajó del mercedes que había traído para pasearme y obedeció de inmediato.. una vez sentado a mi lado le dije que besara mis pies.. con aquellas plateadas sandalias que lucían mis hermosos pies.. entonces fue cuando le ordene que me quitara las sandalias que tenia puestas y le pegue los pies a su cara… él se quedó sin habla, simplemente con el peso de mis pies en su cara…

Tras pasar una hora masajeando mis pies y cumpliendo todo lo que le pedía, le dije que quería ir de compras… y que seria el mi chófer personal el que se encargaría de conducir y llevarme donde me apeteciera en ese momento sin mas preámbulos monto en el asiento del conductor … pero le dije… una cosa mas..

–  Antes de nada pasaras por donde yo diga y recogeremos a una amiga mas… simplemente conducirás, permanecerás callado detrás nuestra mientras sujetas todo lo que queramos comprar, te encargaras de hablar con las dependientas para encontrar las tallas precisas y sacaras los billetes para pagar en cada tienda que vallamos.. el sumiso asentó con la cabeza sin mediar palabra.

Y sin mas esperas recogimos a mi amiga el sumiso bajo educada mente a abrir la puerta trasera de la señorita.. y entro en el asiento del conductor y dijo:
– Adonde tengo el placer de llevarlas…?

Y le dijimos el lugar donde debería dirigirse a media hora de distancia de donde nos encontrábamos…

Una vez allí aparco en un lugar cercano a todas las tiendas y nos dirigimos hacia allí… mi amiga y yo mirábamos y mirábamos.. ropa..zapatos…. el simplemente se dedicaba a seguirnos .. callado.. sin meterse en nuestra conversación.

Cuando vimos unos zapatos que nos interesaron, le señalamos queremos esos… y él fué directo a buscar las tallas… en medio de la tienda le dijimos que nos las probara.. se arrodilló y desabrochó con delicadeza los zapatos que llevábamos en ese momento, y nos probó los zapatos que queríamos…

Si nos los quedamos.. el sumiso nos los volvió a quitar y a ponernos nuestros zapatos.. los cogió y los llevo en la mano, silencioso, mientras veíamos ropa que nos pegara con esos zapatos maravillosos que nos habíamos quedado… le pusimos sobre sus brazos todas las prendas que nos gustaron y nos dirigimos a los probadores, él se quedó fuera con los zapatos en la mano a esperas de que saliéramos…. mi amiga se probó un bonito conjunto de minifalda y camiseta a juego, yo un mono rojo con estampado floral con un super escotazo y espalda al aire… abrimos la puerta del probador y le dijimos que se acercara… le preguntamos:

-¿como nos queda?
-Estupendo!! – contesto a sabiendas de que nos quedaban exuberantes aquellas prendas. Volvimos a cerrar la puerta, salimos y le colgamos a sus brazos ya ocupado aquellas prendas… nos las quedamos… y estas otras no.

Nos dirigimos a la caja para pagar… él se arrimo… y pagó la cantidad que la dependienta le dijo.. cogió las bolsas y seguimos andando hacia otros establecimientos… y así pasamos toda la tarde… hasta que cerraron por completo todas las tiendas

Fué un día muy bueno… que por supuesto volveremos a repetir… fue un día para recordar….


Domina Samanta Dama de Cuero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.